miércoles, 14 de octubre de 2015

Nueva iniciativa: Yo escribo




Hola mis soñadores!!

Ya se han acabado las vacaciones pero no creo que pueda volver a estar tan presente como antes ni subir tantas reseñas hasta después de navidades que termino las prácticas de empresa.

Hoy estoy aquí para hablaros de la iniciativa de Katherinna`s Thoughts en el que un blog escribe una historia corta y otro blog lo reseña y yo participo escribiendo ^^




Pinchando la imagen de arriba os lleva a la entrada del blog de Sara en el que podrás enterarte mejor y participar en la próxima ronda si quieres.

Ya voy con retraso porque nunca me entero de nada jajaja pero aquí os dejo mi primer capítulo que será uno por semana!!! El próximo será este domingo!!


Os dejo el capítulo  Uno de Derritiendo su hielo!!!

Paloma, Lorena, Rebeca, Isa y yo estábamos  sentadas en la gran alfombra de pelo violeta para decidir de qué nos íbamos a disfrazar este Halloween, aunque en Galicia se llama Samaín y tiene tanta tradición como el Halloween británico. Cada una daba una idea y pronto era rechazada por las demás porque se parecían a otros años o porque no nos convencía de todo la idea, como siempre que pensaba cogí el caleidoscopio que me había regalado mi abuela al volver de uno de sus viajes y miré hacia el interior viendo girar una y otra vez eses colores con siguiendo que me mareara. Me tiré al suelo con una mano en los ojos y a otra agarrando mi caleidoscopio cuando se hizo el silencio y hablé:
—Ya está. Se me acaba de ocurrir algo. — Me callé sabiendo que mis amigas me miraban inquisitivas. — ¿Y si nos disfrazamos de un payaso de circo asesino?
— ¿Y cómo es eso?— Preguntaron mis amigas.
—Es fácil. Nos vestimos como un payaso de circo con sus trajes a rayas rojas y blancas, roto por algunos sitios ya sabéis. Nos maquillamos el cuello con las mismas rayas y la cara así como más gothic mucho negro y sangre sobre la cara blanca. Nunca lo habíamos hecho y si vamos todas con unos cuchillos de plástico y los cubrimos con sangre para que parezca más real.
Enseguida mis amigas empezaron a discutir mi idea, dónde conseguir los trajes, si era mejor comprarlos o hacerlos, cuánta sangre comprar y todos esos pequeños detalles que daban por zanjado el tema del disfraz.  Iba ser una gran noche seguro, ahora teníamos una semana para preparar el disfraz y conseguir  todo el maquillaje.
A mí lo que menos me preocupaba era el disfraz, nos habían invitado a la fiesta en la casa del pueblo de Pablo. Pablo era el chico más popular de nuestra clase y si me apuras casi de todo el instituto. Todas las chicas iban detrás de él y no es para menos es muy guapo. Sus ojos azules siempre acompañados de una sonrisa pícara  dejaba a cualquier incauta que lo mirara enamorada perdida de él y cuando le tratabas  su simpatía hacía que te ilusionaras con conseguir llegar a su corazón de hielo que, como él mismo había dicho “No me interesa el amor ni estar siempre con la misma chica” ¿Acaso esperaban enamorarle y qué tragara esas palabras resentidas?  Por desgracia, yo era una de esas incautas solo me diferenciaba de las demás que yo era amiga suya desde que éramos pequeños por lo cual, lo conocía más que nadie y por eso no tenía ninguna esperanza de enamorarle, el me veía como su hermana pequeña aunque solo unos meses nos separaban. Sabía que se había enamorado una vez y desde aquellas nunca más quiso saber nada del amor y por muchos consejos que le diera él prefería seguir como estaba. Solo.
Sabía que como siempre estaría rodeado de policías sexys aunque para mí de sexy no tenían nada, enfermeras putonas, conejitas playboy y demás disfraces algo cortos de más para intentar seducirle. Ni podría acercarme a él para desearle un feliz cumpleaños, vaya día fue a elegir para nacer el pobre. Inmediatamente mi cabeza empezó a buscar el mejor regalo de cumpleaños que con suerte no se amontonaría con los demás en la mesa a la espera de ser abiertos. ¿Un libro? ¿Un juego de la Play? ¿Algún  DVD? Si es que ya tenía de todo.
—Paula, tú que conoces a Pablo ¿qué podemos regalarle?—Preguntó Lorena haciendo que dejara mis pensamientos.
—Pues no sé, eso mismo estoy pensando yo ahora. —Le respondí mientras me levantaba hacia la ventana. Ya estaba oscureciendo y no eran más de las siete y media.
Me quedé absorta mirando como oscurecía y las pequeñas farolas empezaban a dar su luz anaranjada. Mis amigas estaban en silencio, seguro que pensaban lo mismo que yo: ¿qué se le pude regalar a un chico que ya lo tiene todo? Una pequeña idea me vino a la cabeza a la vez que se encendía la farola que había en el edificio de enfrente. ¿Y si le hacía un álbum con nuestras fotos desde pequeños todo a mano? Seguro que le iba gustar el detalle.
Mis amigas se acercaron a mí y se despidieron,  aprovechando que estábamos a viernes íbamos ir al cine a ver una película de suspense que acababan de estrenar. Se iban a ir a cambiar y nos veríamos a las nueve y media en el Burguer King para cenar algo antes de la peli.
Cuando se fueron me di una ducha rápida me saqué la humedad del pelo que gracias a que lo tengo liso podía dejarlo secar al aire que no se rizaba ni encrespaba. Abrí la puerta del armario y rebusqué algo que  me gustaba. No solía hacer esto pero tenía el presentimiento de que esta noche iba a ser diferente. Encontré en el fondo del armario unos vaqueros añil desgastado que dejaba una rodilla al aire, me puse una camiseta de manga tres cuartos roja con un bonito escote  y una camisa de cuadros rojos para tener ese aspecto casual que me encantaba.  ¿Zapatillas deportivas o mejor unas botas? Abrí el zapatero y después de mirar todo mi calzado me puse unas botas con algo de tacón. Me apliqué pinta labios y una raya azul para perfilar mi ojo y lista. Antes de salir de casa y coger el autobús  me miré en el espejo y me sentí muy guapa, cuando estaba a punto de cerrar la puerta me di cuenta de que me olvidaba el bolso. ¡Qué cabeza!
Me senté junto a la puerta y observé como los pequeños coches iban de un lado a otro. Sin darme cuenta llegué a la parada del centro comercial y bajé corriendo buscando llegar a los soportales ya que empezaba a llover.  La gente se apretaba debajo de los soportales haciendo que mi camino al centro comercial fuera más difícil. Incluso había gente con paraguas caminando debajo de los malditos soportales, ¿no podían cerrar el paraguas?
El camino se me hacía largo y no eran más que tres calles. Por fin llegué a la entrada del centro comercial que ya estaba lleno de calabazas y luces.  Justo la cartelera estaban mis amigas esperándome que al verme vinieron corriendo.
— ¡Qué guapa estás! ¡Cabrona! ¡Ya podías arreglarte así siempre!—Soltó Rebeca.
—Se me dio por ahí. Vamos cenar que ya tengo hambre.
Pedimos las hamburguesas y nos sentamos en una mesa redonda todas juntas. Hablamos de la peli, de las expectativas y de mil cosas más hasta que fue la hora de ir comprar la entrada y las chuches para el cine.
Cuando nos sentamos en nuestros sitios y la sala estaba casi llena de todo, me quedé blanca al ver entrar a Pablo con una chica rubia, cuerpo de modelo, con un vestido súper ajustado que seguro que se lo puso untándose en mantequilla, súper maquillada y con unos tacones que me daban ganas de hacerle la zancadilla. Volví mirar hacia delante y hablar con mis amigas como si no me hubiese dado de cuenta cuando…

     Hola, Paula. ¿Cómo estás?

13 comentarios:

  1. ¡Hola cielo! Me ha gustado mucho ^^
    Me ha gustado la reunión de amigas, muy natural.
    Y se me han venido a la mente muchas ideas sobre regalos para Pablo... espero que no lo pase muy mal xD
    Y muy bien concluido el capítulo ^^ Con una pregunta de intriga.
    ¡Genial guapa! Sigue así ^^
    ¡Un besito cielo!

    ResponderEliminar
  2. Hola Lizzie! Me encantó el relato. Es un principio que puede dar mucho juego. La iniciativa me apunto como lectora. Os librais de mi gracias a que tengo demasiadas cosas pendientes, que si no... Un besazo y mucha suerte a tod@s.

    ResponderEliminar
  3. Esta genial ¿Para cuando es el proximo...?

    ResponderEliminar
  4. Hola! :)
    Me da curiosidad saber como continua el relato, ya que tiene un principio bien normalito y seria interesante ver como se tuerce ~
    como consejo, te diria que tengas cuidado con los tiempos y con la repeticion de palabras, que hay parrafos medios raros por ahi...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias la verdad a ver si puedo ponerme a corregirlo bien que iba con mucha prisa XD

      Eliminar
  5. Que complicado es eso de que te guste un amigo...
    ¡Me gusta como has empezado!
    besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Montse!!!! La verdad eso siempre es complicado....

      Eliminar
  6. ¡¡Hola!!^^
    Yo esstoy planteandome participar pero no se si en calidad de escritora o de reseñadora jajaja >///<

    Woh woh woh!!!!!
    Yo me disfracé en Hallowen de payaso asesino!!
    Y qué finalazo!!! Me gusta :D

    ResponderEliminar